Efecto del entrenamiento con refuerzo positivo en el comportamiento y bienestar de dos ejemplares de Callithrix jacchus

En los últimos años se han intensificado los esfuerzos para desarrollar nuevos enfoques y herramientas con las que evaluar el bienestar de los animales bajo cuidado humano, con el fin de garantizar un óptimo estado de salud dentro de su cautiverio, tanto a nivel psicológico como físico. Cada vez son más las evidencias científicas que apuntan a la efectividad de las intervenciones mediante entrenamiento con refuerzo positivo (PRT) y de las interacciones humano-animal no estructuradas en el bienestar psicológico de animales salvajes en cautividad. Además de facilitar la intervención veterinaria, el entrenamiento con refuerzo positivo actualmente permite ayudar a los animales a mejorar sus relaciones con el ambiente y/o con el grupo social en el que se encuentren, a través de la superación del miedo, reduciendo la agresión y mejorando la socialización en grupos sociales, reduciendo el comportamiento anormal, etc. De esta manera, el entrenamiento se convierte en una herramienta muy prometedora cuando se trata de mejorar el bienestar de los animales cautivos y tratar problemas de comportamiento y bienestar que el enriquecimiento ambiental convencional no puede resolver.

A pesar de que el entrenamiento para facilitar el manejo y las necesidades veterinarias ha aumentado significativamente en la última década, existen pocos estudios que hayan evaluado sistemáticamente el impacto del mismo en el comportamiento y bienestar animal.

El objetivo de este estudio consistió en valorar el efecto del entrenamiento sobre el comportamiento y bienestar de dos ejemplares hermanos de marmosete común, C1 y WhatsApp (hembra y macho, respectivamente). El plan de entrenamiento se dividió en tres fases: línea base de una semana de duración; entrenamiento durante las cuatro semanas siguientes; y una última semana post-intervención. Se registraron datos comportamentales de ambos sujetos en cada una de las fases.

Las conductas a entrenar fueron: entrar dentro del transportín; tocar, mantener y seguir un target; y subir a la báscula para el registro diario del peso. Durante las sesiones de entrenamiento el estímulo puente utilizado fue un chasquido de la lengua. Se decidió entrenar estas conductas ya que se trata de comportamientos sencillos que pueden servir como preludio para el desarrollo de conductas más complejas, además de facilitar el transporte de los animales disminuyendo el estrés y el riesgo de herirse, así como llevar un registro diario del peso permitiendo conocer su estado de salud sin necesidad de someterles diariamente a pruebas más rigurosas.

Trabajo Fin de Máster Andrea Cerezo
Máster en IAA y Etología Aplicada UAM 2017/17

Para evaluar el efecto del entrenamiento se registraron conductas especie-específicas, tales como captura de presas, espulgamiento, exploración, forrajeo, manipulación de objetos y vocalización, y conductas consideradas como indicadores negativos, entre las que se encuentran conductas agonísticas y autodirigidas (autorrascado). Uno de los resultados más significativos fue el descenso del autorrascado en ambos sujetos una vez implementado el entrenamiento, que continuó disminuyendo una vez retirado el mismo. Además, la intervención también resultó significativa en las conductas exploración, marcaje y vocalización en los dos sujetos.

 

De esta manera, aunque no hubo diferencias significativas en la mayoría de las conductas estudiadas, el entrenamiento procura ofrecer a los sujetos un mayor control de la situación, disminuyendo su ansiedad y aumentando su confianza frente a los cuidadores, haciendo que las intervenciones veterinarias y las situaciones de manejo requieran, en un futuro, un menor tiempo y a la vez se reduzcan los peligros potenciales tanto para el personal como para los animales. Otro de los objetivos del entrenamiento es mejorar las relaciones humano-animal, haciendo que esta sea más rica, lo que aumenta las opciones prácticas del comportamiento de los animales mediante la reducción de la conducta de evitación. En resumen, el PRT ofrece al animal oportunidades de aprendizaje, logra mejorar su bienestar con los mismos resultados que en el enriquecimiento ambiental convencional (al mismo tiempo que facilita su provisión) y aumenta y mejora las interacciones humano-animal, proporcionando un cambio dinámico en el día a día de los animales. De hecho, los animales que tienen la oportunidad de tomar decisiones en su vida diaria y experimentar contingencias entre sus acciones y resultados particulares pueden experimentar un mayor nivel de bienestar.

 

En este estudio se desarrollaron dos técnicas relacionadas con el análisis de datos de caso único: los índices de no solapamiento de datos (PEM y PND) para estimar el tamaño del efecto de la intervención, y el estadístico C para estimar la significación del efecto.

 

Palabras clave: entrenamiento animal, refuerzo positivo, bienestar animal, Callithrix jacchus, marmosete común, comportamiento animal.

 

Resumen Trabajo Fin de Máster.

Autor: Andrea Cerezo Vallecillo

Tutor académico: Tamara G. Cid

Tutor profesional: Fernando Peralta Ayala

Programa: Máster en Etología Aplicada Universidad Autónoma de Madrid

Centro de prácticas y estudio: Fauna y Acción

¡GRACIAS!

 

 

Un vídeo de algunos de los protagonistas de este trabajo …